Reírse es más difícil que nunca

ALEJANDRO CORA

Los seres humanos tenemos una característica que nos distingue del resto de animales: el habla, y con él, la necesidad de comunicarnos. La humanidad no sobreviviría sin poder comunicar ideas, emociones, peticiones… y descontentos.

Con motivo de la condena de Cassandra Vera por humillación a las víctimas del terrorismo” al realizar chistes sobre Carrero Blanco en Twitter -por los cuales ha sido sentenciada a 1 año de prisión y 7 de inhabilitación absoluta-, la opinión pública ha abierto un debate sobre si cierta sátira debería considerarse delito o no.

En los últimos tiempos, los gobernantes y la situación económica ponen cada vez más difícil el libre intercambio de posturas y opiniones. La sátira siempre se ha utilizado para plantear problemas reales de una forma cómica, para dar donde duele, y para molestar a los poderosos y privilegiados.

De toda la vida, el humor ha sido una forma de afrontar las injusticias de una forma diferente y decir aquello que no se puede decir en serio por la difamación. Como bien decía José Miguel Contreras, productor ejecutivo de Globomedia y profesor de la URJC, en InfoLibre: “Carece de toda gracia el que los poderosos intentaran hacer comedia de los desfavorecidos, que los machistas pretendan hacer chistes de las mujeres […] A la inversa, sin embargo, es una gozada. ¡Qué divertido resulta reírse de los abusos de los poderosos, de los que practican la desigualdad o de los delincuentes que se aprovechan del ventajismo!”

2500euros

En España tenemos varios ejemplos de medios satíricos que han sido criticados e incluso censurados por ejercer su libertad de expresión.

Uno de los casos es El Jueves, que se ha visto envuelta en varias polémicas por algunas de sus portadas: Una de ellas es del 2007, que mostraba a los actuales reyes de España teniendo sexo para conseguir los cheques bebé que anunció el entonces presidente Zapatero.

La justicia decidió “secuestrar” la publicación por difamar la imagen de la familia real. ¿Cuánto daña la imagen de los reyes que aparezcan haciendo uno de los actos más naturales del ser humano? Aquella edición no pudo comprarse, pero la portada pasó a la historia de la revista y de la sátira española.

En 2014, el rey abdicala Casa Real volvió a tener polémica con El Jueves. Esta vez fue la propia editorial, RBA, la que censuró la portada que iban a publicar con motivo de la abdicación del rey Juan Carlos. En su lugar, colocaron una portada de Pablo Iglesias, el líder de Podemos.

Esta decisión editorial provocó que 18 dibujantes de El Jueves dejaran la revista. Todo porque no se permitió hacer crítica de una institución española con la que no todo el mundo está de acuerdo.

Otro ejemplo de esto lo vive la revista Mongolia constantemente. La Charlie Hebdo española es famosa, aparte de por crear portadas por las que todos los trabajadores del medio irán al infierno, por hacer un espectáculo al que llama “Mongolia el musical” por toda España.

En el show que hicieron en Cartagena, numerosos miembros de cofradías de la ciudad acudieron al lugar bastante indignados profiriendo insultos a los asistentes e intentando agredir a los directores de la revista por utilizar a la virgen de la Caridad -patrona de la ciudad- para hacer un cartel satírico del evento.

Cartel-promocional-Mongolia-Musical-Cartagena_EDIIMA20161111_0536_19Esta revista, igual que a El Jueves o a la francesa Charlie Hebdo, tiene en contra a todos los colectivos y organizaciones religiosas del mundo por sus críticas hacia la religión. Da igual que sea católica, musulmana o judía… cualquier religión se utiliza para hacer humor y denunciar sus contradicciones, sus actos negativos (que son muchos), y sus privilegios.

También deberían pensar que las “ofensas” no se hacen contra los creyentes, sino contra unos dogmas poco verosímiles empíricamente. Todos tienen derecho a no profesar una religión e incluso criticarla. ¿Por qué? Porque las religiones se eligen: son formas de pensar y, por lo tanto, están sujetas a crítica. Nos falta cultura de crítica, y el futuro no se vislumbra mejor.

Pero esto no pasa solo aquí: al otro lado de los Pirineos, la mundialmente conocida revista francesa Charlie Hebdo lanzaba un editorial la semana pasada a doble página en el que denunciaba que la Universidad de Lille 2, un teatro de Avignon y la Liga por los Derechos del Hombre (LDH) y el Movimiento contra el Racismo y por la Amistad entre los Pueblos (MRAP) han impedido o censurado las lecturas públicas de la “Carta a los estafadores de la islamofobia que actúan como racistas”, escrita por el fundador de la revista. Las consideran “islamófobas”.

dieu crea l'humour

“Y Dios creó el humor. “No está escrito en ningún sitio!” Foto: Charlie Hebdo, edición de abril de 2017.

Sin embargo, los editores de Charlie Hebdo aseguran que el texto espeta todo lo contrario: critica a todos esos que ceden ante los chantajes de los fundamentalistas que intentan silenciar a balazos a aquellos por tan solo escribir cosas con las que no están de acuerdo. Recordemos que en enero de 2015, 10 dibujantes y redactores de Charlie fueron asesinados por el único motivo de hacer sátira. ¿Qué clase de mundo estamos construyendo en el que las críticas a creencias e ideologías se toman como algo personal o como algo intolerable?

Los humanos necesitamos comunicarnos, incluso diciendo las cosas que no gustan, es la única forma que conocemos de progresar. Y si es con humor, incluso podremos sacar una sonrisa. Necesitamos respeto a la pluralidad de ideas que existen en el mundo, incluidas las que critican otras ideas. Lo único que debe merecer respeto absoluto son los derechos humanos, aquellos que garantizan ambas partes de este eterno dilema.

Por eso, es absurdo considerar delito cualquier forma de sátira. Y criminalizar el humor sienta un mal precedente. Porque si no se puede protestar, y tampoco se puede satirizar… ¿qué nos queda?


Foto de portada: caricatura de cuartopoder.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s