Franco se cuela en una obra de Lope

La compañía Micomicón en coproducción con la Compañía Nacional de Teatro Clásico traen a Madrid una original representación de la obra La judía de Toledo de Lope de Vega

DOLORES GÓMEZ, Madrid

El bullicio y una larga cola animan la calle del Príncipe a escasos minutos de comenzar la obra en el Teatro de la Comedia de Madrid.  Una obra de teatro clásico, Siglo de Oro, versos. Al llegar y tras sentarte en el patio de butacas bajo la lámpara de araña y techo pintado con ángeles, esperas ver salir al escenario a los campesinos vestidos medievalmente y a las cortesanas con vestidos largos. Nada más lejos de lo que ocurre tras apagarse las luces.

Una proyección del NODO sobre una luna gigante ya descoloca a la audiencia y te pone sobre aviso, van a intentar sorprenderte. Hablan sobre el rey Alfonso y su esposa mientras imágenes reales de Franco en un desfile aparecen en la misteriosa pantalla.

Antes de continuar con las impresiones y sensaciones que la obra produce, parece acertado comentar lo que Lope dejó escrito y que ahora pretende ser representado. Lope, que escribió cientos de obras teatrales, dedicó una con el título de “Las paces de los reyes y la judía de Toledo” a una leyenda sobre el rey castellano Alfonso VIII. El único rastro histórico del que se desprende la leyenda es de un texto escrito por Alfonso X en la que cuenta la aventura de su bisabuelo con una judía en Toledo.

La obra de Lope de Vega, cuyo verso no se ve apenas modificado por la versión y dirección de Laila Ripoll, se disfruta en boca de los actores con un verso sublime propio del barroco. Sin embargo, la obra ha sido ambientada y contextualizada en los años 40 y 50 en los que surge un extraño paralelismo entre la figura de Franco y el rey protagonista de la mencionada aventura. Esta ambientación histórica y la división de los actos se realiza mediante imágenes históricas del NODO con un audio modificado que habla de figuras históricas como Leonor Plantagenet, legítima mujer de Alfonso VIII. El contexto histórico se acompaña de un vestuario de la época, radios que nos traen las añejas palabras de Elena Francis y música propia de los tiempos. Cosas tan curiosas como acompañar el verso “desenvaina la espada”  con una pistola son algunas de las consecuencias de esta mezcla. Una mezcla que llama a la reflexión sobre su significado.

Uno de los temas de fondo de la historia de Lope es el descuido al que llegó el reino de Castilla por culpa de los amoríos de su rey mujeriego. La relación de este tema con Franco es casi inconcebible, pues Franco no aflojó su mando durante su gobierno ni tuvo escándalos conocidos sobre amantes. ¿Qué se busca entonces con esta temática? Parece una forma desesperada de darle un toque especial y original a las obras de teatro clásico tan conocidas y representadas. Darle un giro al teatro de forma que se acerque más a nuestros días, que la gente se sienta representada en una historia que se escribió en el siglo XVII y que trae al escenario los mismos líos de celos y poder que hay en la actualidad. Sin embargo, los años cuarenta no son nuestros días. La referencias musicales y periodísticas no son las que conocen los universitarios de a pie. Esto parece reflejar el público objetivo de la ambientación, algo más cercano a adultos de la cuarentena en adelante que a gente joven.

Por otra parte, la escenografía no llama especialmente la atención. Los arcos apuntados a la izquierda y otros de estilo mozárabe a la derecha son los únicos adornos del primer y segundo plano del escenario. Una celosía y una silueta de una torre completan el fondo. Nada más. Comparada con la curiosa representación de los espacios de otras obras como La villana de Getafe, en el que los cambios de escena llegaban de la mano de bailarines y lámparas redondas, la composición de focos laterales y reflejos del agua como símbolo del Tajo parece pobre cuanto menos.

Los actores, sin embargo, derrochan recursos expresivos para dotar de sentido el verso enrevesado al que algunos públicos están muy poco acostumbrados. Federico Aguado, en el papel de Rey Alfonso, así como la reina Leonor encarnada por Ana Varela, hacen en la obra un papel a la medida. La efusividad de las escenas dramáticas y de deseo amoroso mantiene al espectador atento a la trama. El más destacado y auténtico de los personajes que, a pesar de estar ambientado en los años 40 no diferiría mucho del personaje medieval, es Belardo. El personaje gracioso que aporta un punto cómico y te arranca una carcajada. Este personaje aparece en las obras de Lope como figura de donaire. A pesar de que se le atribuye la creación de esta genialidad de mezcla de comedia y tragedia, lo cierto es que proviene del teatro español anterior.

Cabe comentar, por la extrañeza que provoca, el personaje de Dios que habla directamente al rey Alfonso desde una nube. Así como la imagen del final en la que una Virgen llora sangre justo cuando el rey ha decidido encarrilarse. Aunque en la época en que la obra fue escrita la religión lo impregnaba todo, lo cierto es que es extraño encontrar a Dios como portavoz de las conciencias, tal y como hace Lope en esta obra. La figura de la virgen llorando sangre no parece más que un sinsentido o más bien un símbolo que no queda claro qué intenta comunicar.

La mezcla de una obra menor de Lope del Siglo de Oro y el ambiente del franquismo nos trae a Madrid una historia de un hombre que, no solo desatiende su matrimonio, sino que deja de lado sus obligaciones como monarca. Esta circunstancia es la que precipita el asesinato de su amante y su posterior reconciliación conyugal. Un final que deja frío al espectador que esperaba venganza. El paralelismo del franquismo no parece muy acertado con esta trama.

Una vez más, maravilloso Siglo de Oro y mucho que mejorar a la hora de acercarlo a nuestros días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s