El feminismo desborda Madrid

CLARA GIMÉNEZ, Madrid

Como cada 8 de marzo, el centro de Madrid volvió a ser testigo de las reivindicaciones feministas con motivo del Día Internacional de la Mujer. Y es que este año, la manifestación ha tenido una gran acogida no solo en la capital, sino en todo el Estado.

Pese a que la policía tardó más de lo previsto en cortar la Gran Vía, los miles de manifestantes congregados en Cibeles no se amedrentaron. “¡Nosotras paramos, nosotras decidimos!”, gritaban aludiendo al Paro Internacional de cuidados y consumo que había tenido lugar unas horas antes, entre las 12 y las 12:30 de la mañana.

Anocheciendo y con casi una hora de retraso, la manifestación comenzó a avanzar dejando atrás el Ayuntamiento que, por segundo año consecutivo, se vestía de morado. La pancarta de cabecera, perteneciente al Movimiento Feminista de Madrid, rezaba: “juntas y fuertes, feministas siempre”. Tras ella, mujeres de todas las edades caminaban con paso firme.

Si por algo se caracterizó este 8M, fue por la diversidad. Padres y madres marchaban con sus hijas en brazos, mujeres de avanzada edad se abrían paso en silla de ruedas, algunas adolescentes solo iban vestidas con sujetador para reivindicar la inexistente relación entre respeto y ropa, mujeres negras recordaban que el feminismo debe ser interseccional. En definitiva, diversidad, pero con una misma consigna: luchar por la igualdad, la libertad y la dignidad de las mujeres.

Las manifestantes querían recordar especialmente a las llamadas “Mujeres de Sol”, quienes habían abandonado ese mismo día la huelga de hambre que llevaban más de 20 días manteniendo, tras saberse que el Gobierno iba a aceptar los 25 puntos que proponían en relación a la violencia machista.

“No es un caso aislado, se llama patriarcado”, “queremos dinero, trabajo nos sobra” o “no estamos todas, faltan las muertas”, son solo algunas de las consignas que se escucharon durante las más de dos horas que duró la marcha. Esta finalizó con una acción del Bloque Feminista Estudiantil frente a Montera. Algunos de los manifestantes, entre los que se encontraban varios colectivos feministas de barrio, se acercaron hasta Sol para dar su apoyo a las mujeres que aún continuaban allí.  El día se terminaba y Madrid había sido testigo, una vez más, de la incansable lucha por la igualdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s