La URJC, escuela de magia y hechicería por un día

La asociación universitaria “La Hermandad” organizó un torneo de quidditch el 17 de febrero en el campus de Fuenlabrada

NEREA GASTESI, Fuenlabrada

IMG_20170217_120416.jpg

El equipo “Dumbledore’s biches”

El proceso para poder conseguir organizar un torneo trajo consigo numerosos contratiempos (la lluvia hizo que el torneo tuviera que posponerse dos semanas, por ejemplo) pero, finalmente, consiguieron llevarlo a cabo. Pese a que los partidos iban a dar comienzo a las once y media de la mañana, una serie de problemas relacionados con la preparación del lugar acabó posponiéndolo hasta las doce.

Los equipos participantes, en un principio, eran cuatro: “Dumbledore’s biches”, “Ashwinders” “Kivis eating Kiwis” y “Los Ángeles de Hagrid”, pero este último nunca llegó a aparecer. Los dos primeros nunca habían jugado al quidditch, mientras que el tercero era un equipo profesional.

IMG_20170217_120520.jpg

El equipo “Ashwinders”

Como finalmente fueron tres equipos los participantes se decidió que el ganador del torneo sería el que más puntos acumulase. No obstante, el evento no solo tenía el partido como entretenimiento, también contaba con un puesto de merchandising y todo el que quisiera tenía la posibilidad de sacarse una foto al estilo del cartel “Se busca” de Sirius Black, que aparece en Harry Potter. Fernando García, miembro de “La Hermandad” y uno de los organizadores de la jornada, explicaba que el merchandising lo consiguieron en la tienda Omega Center de Madrid a través de un acuerdo con el que les aportaban el material con un descuento, para así obtener un “pequeño” margen de beneficio con su venta.

A la izquierda el puesto de merchandising y a la derecha el premio para el equipo ganador

En los entrenamientos antes de comenzar el partido los capitanes de los tres equipos comentaban que los jugadores tenían“ilusión” y, especialmente, “ganas de pasárselo bien” practicando este deporte. Tras la primera mitad del torneo, el equipo de “Ashwinders” fue el que se quedó con el tercer puesto, pero la capitana afirmaba que su equipo seguía con las ganas del comienzo. Los perdedores de cada partido tenían que enfrentarse con el presentador al reto de las grageas: cada uno de ellos cogía un caramelo que podía tener buen sabor (como a palomitas) o malo (como a pañales, vómito o calcetines sudados). Al final fue el presentador quien salió más perjudicado, ya que siempre le tocaban las grageas con los peores sabores.

La mañana estuvo exenta de incidentes hasta que una de las torres que se había colocado para decorar el lugar (se construyeron cuatro y cada una de ellas iba forrada con los colores de las cuatro casas: Gryffindor, Slytherin, Ravenclaw y Hufflepuff), la de Ravenclaw, se desplomó y tuvo que ser retirada. Otro de los problemas fue que a varios jugadores, mientras se encontraban en el partido, se les rompió la escoba y tuvieron que abandonar el campo para cambiarla.

Después de comer, el equipo organizador vendió papeletas para una serie de  rifas en la que se sorteaba parte de los objetos de la tienda, a la vez que se reanudaba el torneo. En el partido final uno de los integrantes del equipo “Ashwinders”, que ya había resultado herido en la parte de las costillas por la mañana, volvió a golpearse en la misma zona; pero esta vez la lesión le hizo imposible continuar con el partido. Sandro Meco, capitán del equipo “Dumbledore’s biches”, ya que había jugado el último partido, se ofreció a suplir al herido. De esta forma, se pudo reanudar el juego en el que “Kivis eating kiwis” salió ganador.

El recuento de puntos proclamó vencedor al equipo profesional “Kivis eating Kiwis”. Ante la victoria, uno de los integrantes del equipo comentaba que el torneo les había causado mejores impresiones de las previstas: “La verdad que ha sido un día fantástico, ha sido súper divertido. Nosotros esperábamos bastante menos y nos ha sorprendido muchísimo”. Al mismo tiempo los jugadores aprovecharon para felicitar al resto de los equipos por su juego.

El equipo ganador recibió una copa y siete llaveros para cada uno de los integrantes. Además, sus miembros prometieron participar en una próxima edición y entregar la copa a los vencedores. Cristian, el presidente de “La Hermandad” y organizador del evento ha explicado que pese a que en un principio pensaba que podía salir “desastroso” al final ha salido mejor de lo que esperaba. Sin embargo, subraya que hay cosas que “mejorar” y que esperan corregirlas en las ediciones futuras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s