Los libros también existen

Los datos del CIS revelan que más de un cuarto de los españoles no leen nunca o casi nunca

NEREA GASTESI, Fuenlabrada

Nos encontramos en febrero, segundo mes del año. La mayoría de los universitarios han finalizado los exámenes del primer cuatrimestre, lo que significa que podrán descansar, saliendo de fiesta y realizando otras actividades más tranquilas mientras están de resaca. Al hablar de otras actividades muchos puede que hayáis pensado en dormir hasta la primavera, ver una película o una serie, pero, realmente, ¿cuántos de vosotros os habéis planteado leer?

Un barómetro publicado por el CIS -(Centro de Investigaciones Sociológicas-) el ocho de enero de este año sacó a la luz que el 35% de los españoles no lee “nunca o casi nunca”, pero el dato más llamativo es que en nuestro país de media se leen 8,6 libros al año, cuando en Finlandia son 47, -38,4 libros más-, una diferencia de lo más abrumadora. Asimismo, el 42% ha confesado que no le gusta leer o que no le interesa.

Nos encontramos en una tierra con una gran tradición literaria, en el país de Don Quijote, de la Celestina, del Árbol de la Ciencia, de la generación del 27… Hemos creado movimientos que han sido seguidos por el resto de la comunidad literaria, hemos creado historias que han enamorado a millones de personas;, por lo que se puede decir que la literatura se tiene que encontrar en nuestro código genético o, dicho de otra manera, la pasión por leer tiene que estar en nuestra sangre. Entonces, ¿cuál puede ser el motivo de estas terribles cifras?

Uno puede encontrar la respuesta a través de un punto de vista económico, argumentando que el precio de los libros hace que sea complicado tener una afición semejante. Si bien es cierto que, aunque los libros no son baratos –algo que si queremos que la gente consuma cultura habría que empezar a cambiar-, no es un razonamiento que pueda aprobarse, porque hay otros mecanismos con los que una persona puede leer.

Las bibliotecas son edificios que se encuentran por toda España, unas construcciones cuya función es la de prestar libros de forma gratuita a aquellos que los soliciten. Puede que no tengamos uno de estos servicios al lado de casa, pero seguro que podemos acercarnos un día a la más cercana y coger varios libros. Podemos invertir las horas que usamos para ver series o películas para ir a este lugar. Con lo cual, teniendo un servicio con estas características creo que se podría decir que el tema económico pasa a un segundo plano.

Otra razón puede ser que los libros son algo muy pesado para transportar, a diferencia del móvil, dispositivo en el que podemos llevar juegos y todo tipo de productos audiovisuales. Una vez más, podemos deshacernos de esta excusa. Actualmente contamos con un instrumento llamado e-book:, un aparato electrónico fino y ligero diseñado para leer libros, ideal para llevar de un lugar a otro.

Algunos pueden apoyarse en el hecho de que una pantalla exige menos esfuerzo que un libro -una afirmación, en mi opinión, discutible- y que, además, te proporciona entretenimiento, emociones y diversión. Un libro puede que nos exija ese “gran esfuerzo” de tener que pasar los ojos por una página, detectar las letras, formar las palabras en nuestro cerebro y tener que interpretarlas; pero el trabajo merecerá la pena.

Los libros nos proporcionan profundidad, la oportunidad de sumergirnos en una historia con todos sus detalles, de identificarnos con los protagonistas y, sobre todo, se nos da la ocasión de imaginarnos todo ello a nuestra manera, sin una imagen que nos condicione. Sería una lástima que en las generaciones futuras esta sensación se acabará perdiendo, que una tradición que lleva con nosotros siglos se acabara consumiendo.

Dormir, hacernos selfies, jugar a videojuegos, ver películas o series son actividades que no tienen que ser descartadas, debido a que son totalmente legítimas, pero no por ello debemos abandonar aquello que, al fin y al cabo, es la base de las historias de muchas de las nuevas plataformas. Los libros no necesitan ni internet ni cobertura ni se les gasta la batería, por lo que incluyamos la lectura en nuestras vidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s