El mejor cine del “infame” 2016

GUILERMO HORMIGO

Es cierto, hace ya un par de semanas que quedó atrás el 2016. Un tiempo que justifica no hablar de un año al que nunca querremos regresar. No extraña, entre la ingente cantidad de muertes de famosos (que tiene una explicación tan sencilla como que cada vez hay más celebridades), la despedida europea de nuestros compañeros ingleses, o la llegada a la Casa Blanca de un señor con tupé.

Quizá por ello es necesario remarcar lo positivo que nos dejaron los pasados doce meses. Y como resulta complicado hacerlo en lo referente a la política, centrémonos en el maravilloso y jovial mundo del entretenimiento, que nos aísla de una bochornosa realidad que parece escrita por el más cruel guionista. Sin más dilación, lo mejor que el cine nos deparó el pasado año.

LAS JOYAS DEL AÑO EN EL QUE HOLLYWOOD SE SUPERÓ (PARA MAL)

No, 2016 tampoco ha sido un gran año de cine. Sé que he dicho que intentaría ver el lado positivo del año, pero es inevitable comentar las continuas decepciones que nos deparó en lo referente a muchas de las superproducciones más esperadas (y promocionadas). A películas generalmente consideradas bodrios de mucho cuidado, como Escuadrón suicida o Batman V Superman: El Amanecer de la Justicia, hay que sumar decepciones personales como Rogue One: Una historia de Star Wars (un pelín predecible ya, añadiría al título). Tampoco  todo el cine de autor que nos ha llegado ha sido una maravilla, véase sino ese intento soporífero, e incluso ridículo, de aportar una nueva mirada al Holocausto que es El hijo de Saúl.

Pese a ello, hay un buen puñado de títulos que merecen ser destacados. A continuación recojo mi personal e intransferible top 10 de películas que han hecho que 2016 no fuera una continua invitación a odiar al ser humano. Habría que sumar otras grandes cintas que bien merecen ser destacadas, como Anomalisa, de Charlie Kaufman y Duke Johnson; Yo, Daniel Blake, de Ken Loach; El olivo, de Icíar Bollaín; La llegada, de Denis Villeneuve o Comanchería, de David Mackenzie. Las 10 mejores películas que llegaron a la cartelera española entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del fatídico 2016 son:

  1. TARDE PARA LA IRA, de Raúl Arévalo

tarde-para-la-ira-5_zpsashiquve

Una de las pocas cosas positivas del 2016 es que ha confirmado la calidad y la fuerza del thriller español. Tarde para la ira sobresale entre otros potentes trabajos como Que Dios nos perdone, de Rodrigo Sorogoyen o El hombre de las mil caras, lo último de Alberto Rodríguez. La dura y seca ópera prima del también actor Raúl Arévalo es una historia de venganza y de pérdida de la humanidad, con un brutal reparto en el que destaca la breve e intensa aparición de Manolo Solo.

  1. EL PORVENIR, de Mia Hansen-Løve

El porvenir.jpg

Lo que parece la típica historia de culturetas franceses se revela como una reflexión acerca de la forma en que aceptamos nuestra triste realidad, desde la pérdida de los seres queridos hasta el desastre al que nos conducen los poderes políticos que tenemos que “sufrir”. Lo nuevo de la directora francesa Mia Hansen-Løve es una delicia tan profunda como cercana, coronada por una sutil y perfecta Isabelle Huppert, en la que ni siquiera es su mejor interpretación del año.

  1. POLÍTICA, MANUAL DE INSTRUCCIONES, de Fernando León de Aranoa

Politica manual.jpg

Documental que sigue el fenómeno Podemos desde su gestación hasta las elecciones de diciembre de 2015. Al margen de las implicaciones políticas del filme, León de Aranoa realiza una disección del funcionamiento de los engranajes de cualquier partido político: de los discursos, discusiones y estrategias de los que se alimentan estas organizaciones. Íñigo Errejón “roba” el show.

  1. MÁS ALLÁ DE LAS MONTAÑAS, de Jia Zhang-Ke

Mas alla.jpg

Quizá la película más ambiciosa de esta lista, y de la filmografía del director chino Jia Zhang-Ke. Una mirada al (supuesto) progreso a través de tres actos situados en 1999, 2014 y 2025, respectivamente. Un triángulo amoroso como reflejo de la desigualdad en el primero de ellos, un retrato de la soledad y la pérdida en el segundo y una reflexión sobre la incomunicación en el último. Película extraña e irregular, que se baila al ritmo de los Pet Shop Boys y se llora en la escena final más desoladora del año.

  1. KIKI, EL AMOR SE HACE, de Paco León

KIKI.jpg

La comedia como celebración de la diferencia. Una visión de la vida festiva y desprejuiciada que hace mucha falta últimamente. Paco León vuelve a demostrar, como ya hizo con sus dos Carminas, que tiene mucho que decir como cineasta. La mejor comedia del año es española, tiene un repartazo y provoca ardientes goterones de sudor.

5. STEVE JOBS, de Danny Boyle

steve-jobs-pelicula-2015-04.jpg

Errática, antipática, frenética y autocomplaciente. Steve Jobs, la película, comparte muchos defectos con Steve Jobs, el personaje. Pero, a pesar de ello, es uno de los mejores biopics que Hollywood nos ha brindado, porque capta al milímetro la personalidad de ese genio manipulador detrás de la manzana. Danny Boyle filma uno de sus mejores trabajos sobre un guion que va mucho más allá de los arquetipos, como siempre que Aaron Sorkin se sienta a escribir. Un Michael Fassbender que estaba de Oscar remata la jugada.

4. ELLE, de Paul Verhoeven

elle.jpg

Lo nuevo del veterano director de Instinto básico o Robocop es una incomodísima invitación a hacer jugar al espectador, que no sabe cuándo sufrir, reír o, directamente, salir espantado de la sala. Isabelle Huppert nos estremece con su gélido rostro en una sucesión de golpes a lo previsible y a lo establecido desde el primer plano de la película.

  1. JULIETA, de Pedro Almodóvar

Julieta.jpg

Una película que vive encerrada en sí misma. Julieta es un susurro desgarrador que nos muestra las consecuencias de callar lo que todos sabemos que debemos contarnos. Almodóvar se autocontrola para no dejar pasar sus excentricidades, que no tienen cabida en un drama en el que todos los personajes esconden sus lágrimas. Adriana Ugarte y Emma Suárez, inmensas, ponen rostro a una vida ahogada por el silencio.

  1. ¡GRACIAS, JEFE!, de François Ruffin

Gracias-jefe3-e1478548783410.jpg

Un documental francés al que tenemos mucho cariño en este portal. Un repaso a las fechorías del sistema económico en el que sobrevivimos, en el que la corrupción y la falta de ética son combatidas con dos armas: más corrupción y humor. El director de un diario local galo se vale de ambas para desmontar a un poderoso empresario francés, principal causante de la miseria de miles de familias. La obra del año que despierta más indignación y más risas.

1. LA HABITACIÓN, de Lenny Abrahamson

Room1.jpg

Si La habitación lidera esta lista es porque en ella cohabitan no una, sino dos grandes películas. En su primera mitad es un relato íntimo y agobiante sobre una madre y su hijo, condenados a vivir entre cuatro paredes que son una condena para ella y una mentira para él. Tras cerrarse este primer tramo con una escena con más adrenalina que toda la saga Fast & Furios (que ya es decir), el filme se convierte en un análisis sobre la adaptación a lo desconocido, sobre el momento en el que, de verdad, llegan los finales felices. Una obra diferente que no renuncia por ello a la emoción.

Y ahora podemos olvidarnos definitivamente del 2016.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s